Iván Sanjuás

El paseante y el asesino

Exposiciones

No hay comentarios


Share this post

… Sus pasos conviven en la noche sucediéndose rectos o tortuosos, divergentes o coincidentes; mirando e imaginando, u observando y matando.

El hacedor de arte parece atravesar la noche a cuatro patas, con pasos vacilantes de huellas muy juntas que parecen atropellarse hundiendo el polvo. Es decir, anda y también mata, caminando en dirección al horizonte que nunca alcanza; en dirección a la utopía. En su singladura desfallece, y por eso mata. Para sobrevivir. Da vida a sus exploradores para más tarde quitársela. Porque le torturan. Estos guías de parajes desconocidos y cartografiados “hic sunt dracones” le agotan y a la vez le envilecen, y lo pagan caro; con su vida. Y así da por concluida su obra que, desde entonces, yace postergada ensoñando.

Iván Sanjuás practica el arte del ensueño, pero no cual guerrero tolteca castanediense, o sea en sí mismo, sino para aquellos que osen visitar lugares donde hay dragones. Sus obras exploran realidades mentirosas y apariencias verdaderas, pero fallecen porque el artista desfallece, porque él no es pétreo ni hierático como los Atlantes de Tula, sino dúctil y humano; aunque por cansancio, asesino de sus obras.

Fede Fàbregas

“…Extrañas figuras nacen a veces en el instante del sueño.

Y desaparecen.

Cuando cierro los ojos, floraciones fosforescentes cobran

vida y se marchitan y renacen como carnosos fuegos artificiales.…”

 “Los espacios del sueño”      Robert Desnos

“El paseante y el asesino”, una exposició de Iván Sanjuàs

Inauguració Divendres 30 a les  19:00 .

0 Respuestas a this post
Add your comment